Rehabilitación postquirúrgica en nuestras mascotas

Importancia de la rehabilitación

No debemos olvidar que después de que nuestros animales sean sometidos a una cirugía es de vital importancia que con nuestra ayuda vuelvan a su estado normal lo antes posible. Hay que tener en cuenta que durante estos procesos quirúrgicos (sobre todo en cirugías traumatológicas) se produce una cierta atrofia de la zona operada que complica la recuperación y la retarda. A grandes rasgos podemos destacar la atrofia muscular, debilidad de los ligamentos y articulaciones y debilidad ósea.

El objetivo de toda terapia de rehabilitación debe consistir en: retornar lo más pronto posible a la función previa, mantener la masa muscular, favorecer la cicatrización, mantener la flexibilidad articular y la sensibilidad.

Para ello os proponemos una serie de técnicas y consejos que creemos os serán muy útiles, y que están clasificadas según el periodo posquirúrgico en el que nos encontremos.

Recomendaciones periodo agudo

Así, desde la 1ª semana tras la cirugía a la 3ª semana, se le llama periodo agudo, y es conveniente seguir estos pasos:

  • Utilizar siempre la correa en paseos cortos al paso de 5 minutos, hasta 10 minutos a la 3ª semana.

  • Evitar las escaleras, saltos, suelos deslizantes y juegos arriesgados.

  • Movilización de la extremidad afectada sin que llegue a dolerle. Realizar movimientos lentos y pasivos, es decir, se los hacemos nosotros. Masajes en la extremidad afectada, suave y sobre los músculos circundantes a la lesión, pero también en las demás extremidades.

  • Ayudarle con una toalla bajo el abdomen para que no apoye todo el peso sobre las extremidades y forzar poco a poco a que camine.

  • Ejercicios de sentarse y levantarse realizados apropiadamente, evitando que se siente de lado.

  • Para ayudar en la inflamación podemos emplear dispositivos a bajas dosis, como ultrasonidos, láser, estimulación eléctrica neuromuscular, etc, en los días 1 y 2 tras la intervención. Para más información sobre estas técnicas consultarnos.

  • Colocar hielo sobre la herida. NO DIRECTAMENTE, utilizar un paño entre el hielo y la herida.
Recomendaciones periodo subagudo

Desde la 4ª semana a la 6ª semana entramos en el periodo sub-agudo:

  • Incrementar los periodos de paseo al paso con correa hasta 20 minutos al finalizar el periodo.

  • Caminar sobre superficies de diferente textura y sobre estructuras inestables, subida y descenso de pendientes poco inclinadas.

  • Continuar con los ejercicios articulares, pero forzando un poco en el límite del movimiento.

  • En este periodo podemos introducir la hidroterapia. Esto es, sumergir al animal en un tanque de agua con una cinta mecánica con la idea de poner una resistencia al movimiento (el agua) y conseguir una pronta recuperación. Para más información consultar con un veterinario.

  • Podemos seguir realizando sesiones de estimulación eléctrica neuromuscular.

  • Al finalizar el periodo se complementa con alteraciones del equilibrio (pequeños empujones).
Recomendaciones periodo intermedio

De la 7ª semana a la 9ª semana nos encontramos en el periodo intermedio del tratamiento:

  • Como los anteriores pero incrementando la duración y las distancias recorridas, e incluso podemos introducir ejercicios de trote.

  • Introducir movimientos de giros sobre el terreno.

  • Subidas y descensos de pendientes más inclinadas y de escaleras.
Recomendaciones periodo final

Y por último, el periodo final, de la 10ª semana en adelante. Si todo fue bien podemos introducir técnicas de fortalecimiento avanzado:

  • Salto sobre una colchoneta.

  • Trote más prolongado para mejora muscular y cardiorrespiratoria.

  • Vuelta paulatina a los ejercicios sin correa de 5 minutos (a la 12 semana), con un calentamiento previo con la correa de 10 minutos.

Además de todo esto no debemos olvidar las revisiones periódicas a nuestro veterinario para controlar que todo vaya bien y para resolver cualquier duda que tengan.