Los parásitos que pueden afectar a tu mascota

Parásitos internos

Los principales parásitos internos que afectan a sus mascotas en La Rioja son los parásitos intestinales (tenias, áscaris, giardias), la leishmania y la filaria (gusano del corazón).

Los parásitos intestinales son causa frecuente de alteraciones digestivas, provocan vómitos, diarrea y adelgazamiento, dan un  aspecto enfermizo al pelo y disminuyen la resistencia del organismo frente a otras enfermedades. Mediante un análisis de las heces se puede descubrir la presencia de parásitos adultos o huevos. Pueden transmitirse a las personas, hay que tener especial precaución si hay niños en casa.

La leishmaniosis es una enfermedad canina que se transmite por la picadura de un mosquito. Es una enfermedad grave que puede llegar a ser mortal si no se trata a tiempo. Disponemos de una nueva vacuna para su prevención.

La filariosis es una enfermedad grave que afecta a perros, y en menor medida a gatos, también se transmite por la picadura de mosquitos y puede ser mortal si no es tratada a tiempo. En este caso sí existen productos preventivos eficaces.

Parásitos externos

Los principales parásitos externos que afectan a nuestras mascotas son las pulgas, las garrapatas y los ácaros.

Las pulgas afectan tanto a perros como a gatos. Además de los efectos desagradables propios de su picadura ( picor, nerviosismo, perdida de pelo...), mediante ésta pueden transmitir ciertos parásitos intestinales (dipilidium) e incluso desarrollar un cuadro alérgico severo en el animal (DAPP). Pueden transmitirse a las personas. Para controlar las pulgas es muy importante combatir los huevos y larvas presentes en el ambiente en el que habita el animal.

Las garrapatas afectan principalmente a perros. Al picar ingieren sangre del perro, si existen muchas pueden llegar a causar anemia. Además transmiten graves enfermedades que pueden llegar  a ser mortales, por lo que es muy importante su control y prevención. Pueden transmitirse a las personas, si esto ocurre hay que acudir al médico, pues pueden causar problemas.

Existen distintos tipos de ácaros, que pueden afectar tanto a perros como a gatos. Algunos ácaros (otodectes) producen problemas auriculares, otitis, normalmente en ambos oídos y causan picor y secreción en los oídos. Otros ácaros (sarcoptes, demodex) provocan problemas dermatológicos severos, lo que se conoce como sarna.

La desparasitación

El objetivo de la desparasitación es prevenir la aparición de parásitos internos y externos y como consecuencia evitar los problemas que ocasionan los propios parásitos, evitar la transmisión de enfermedades por parte de éstos y evitar la transmisión de enfermedades a las personas (zoonosis).

Antes de la primera vacuna todos los cachorros deben estar correctamente desparasitados. Durante toda la vida del animal se debe realizar un programa de desparasitaciones periódicas (incluso en gatos que no salgan de casa, ya que nosotros podemos actuar como vectores del parásito). No todos los animales tienen el mismo riesgo de contraer parasitosis, por lo que es recomendable que nos consulte cual es el programa más adecuado para su mascota, nosotros le asesoraremos sobre los productos a utilizar (pastillas, pipetas, collares, spray) y sobre la frecuencia de las desparasitaciones, en función de sus hábitos de vida, los factores de riesgo, su edad, etc.

En el caso de que sospeche que su animal se encuentra parasitado (presencia de lombrices en heces, picores, presencia de garrapatas, etc), debe acudir al hospital. Después de confirmar la parasitosis le aplicaremos el producto antiparasitario más adecuado para su problema.

Recuerde, siempre es mejor prevenir que curar.