Higiene buco-dental en perros y gatos

Enfermedad peridontal

Justo después de comer comienza la adhesión de bacterias sobre la superficie dental. Como los animales no se cepillan los dientes se produce la formación de la placa bacteriana. La placa que no se elimina, con el tiempo se mineraliza y se convierte en sarro, que una vez formado solo puede eliminarse mediante una limpieza dental.

A partir de este momento el problema se intensifica llegando la infección a la encía e incluso al hueso alveolar, inflamándose los tejidos bucales. En este punto tenemos lo que llamamos enfermedad periodontal.

El animal por si mismo no puede combatir esta enfermedad, necesita nuestra ayuda para no perder los dientes y evitar las posibles complicaciones generales que pueden aparecer debido a la diseminación de bacterias a través del torrente circulatorio. Será necesaria la limpieza dental.

Existen razas con mayor predisposición a padecer problemas en la boca, en general las razas pequeñas (Yorkshires, Caniches...) tienen mayor riesgo. Y esto se une a que en muchos casos comen comida blanda, por lo que deberemos prestarles especial atención.

En los gatos existe una enfermedad llamada “Complejo gingivitis-estomatitis felina”, que cursa de forma similar a la enfermedad periodontal y que requiere de una atención

La limpieza dental

La limpieza dental hoy en día, se realiza con aparatos de limpieza por ultrasonidos y pulidores dentales semejantes a los que utiliza el dentista. El proceso de limpieza dental consiste en eliminar las placas de sarro y pulir la superficie del diente para evitar las rugosidades que favorezcan la aparición de nueva placa. La limpieza dental no es dolorosa, pero si muy molesta, por lo que los animales no colaboran en mantener la boca abierta y sin moverse, siendo necesaria la anestesia general del paciente para la realización del mismo.

Medidas de higiene dental

Para prevenir la aparición de enfermedad periodontal, así como para evitar la nueva formación de sarro tras realizar una limpieza dental es recomendable realizar un programa de higiene dental en casa desde que el animal es joven. Es recomendable cepillar los dientes de nuestra mascota con cierta frecuencia (por lo menos semanalmente). Existen pastas dentífricas especiales para animales, y se debe emplear un cepillo de dientes de niño. Para aquellos que no toleren el cepillado se puede emplear un dedo envuelto en una gasa empapada con un colutorio dental. La acción mecánica del barrido de la encía es la medida más eficaz.

Importancia de la higiene dental

Para el perro y el gato la boca es muy importante. Con ella juegan, se defienden, trasladan objetos y se alimentan. El estado de su boca está íntimamente ligado con su calidad de vida.
Un perro o un gato con enfermedad periodontal sentirá dolor, comerá menos y masticará peor, con lo que le costará más digerir los alimentos. Además, tendrá mayor predisposición a padecer infecciones respiratorias, afecciones renales y lo que es mucho más grave, endocarditis bacteriana por la liberación de bacterias a la circulación sistémica a través de los capilares de las encías. Por todo esto, no debemos tener miedo a la hora de realizar la limpieza dental a un perro mayor,  tras realizar un chequeo prequirúrgico.

Recuerde estos consejos
  • Revise periódicamente la boca de su mascota, y acuda al hospital si presenta sarro, mal aliento, sangrado de las encías, molestias al masticar, salivación, dientes móviles, persistencia de dientes de leche...
  • Una alimentación adecuada a base de pienso seco, en lugar de latas de comida húmeda o comida casera, ayuda a reducir la placa dental
  • Establecer un programa de higiene oral en casa, mediante cepillado, desde cachorro.
  • Es recomendable roer huesos preparados de nylon o tripa, por la acción mecánica de la masticación.
  • Realizar la limpieza dental antes de que se desarrolle la enfermedad periodontal.