Colonias felinas y riesgos para la salud pública

gatos callejeros

18 / octubre / 2012

Se calcula que aproximadamente el 75% de los gatos domésticos de todo el mundo viven en la calle, donde padecen más riesgo de sufrir enfermedades infecciosas debido a que cuentan con un menor control sanitario. Además el hecho de que vivan en grupos sociales en ambientes reducidos, lo que conocemos como colonias felinas, hace que entre los adultos al relacionarse y reproducirse estén expuestos a la transmisión de virus, bacterias y parásitos, así como de las gatas a sus crías.

El hecho de que en una colonia felina urbana exista una alta prevalencia de enfermedades infecciosas, no significa necesariamente que esto suponga un riesgo para la salud pública. Las enfermedades infecciosas más frecuentes en las colectividades felinas son:

-      Leucemia felina

-      Inmunodeficiencia felina.

-      Panleucopenia felina.

-      Peritonitis infecciosa felina (P.I.F)

-      Herpesvirosis y Calicivirosis.

-      Anemia infecciosa felina.

-      Infección por Bordetella Bronchiseptica.

Ninguna de esta serie de enfermedades infecciosas se considera una zoonosis (enfermedad o infección que se da en los animales y que es transmisible al hombre en condiciones naturales), lo que quiere decir que solo suponen riesgo de contagio entre los gatos de la colonia, o con algún gato casero que haga vida semilibre y este en contacto directo con ellos.

Si que existen algunas enfermedades zoonoticas que pueden afectar a los gatos callejeros, como son:

-      Toxoplasmosis: Es una enfermedad que en personas inmunocompetentes provoca un cuadro subclinico similar a un proceso gripal, pero que puede resultar grave en personas inmunodeprimidas o en mujeres embarazadas. La principal forma de contagio de esta enfermedad es por la ingesta de carne cruda o poco cocinada y por la ingesta de agua o verduras mal lavadas y contaminadas. El gato elimina los ooquistes de Toxoplasma a través de las heces, por lo que para contagiarse es necesaria la ingesta de restos fecales de gatos enfermos, que estén en fase de liberación de ooquistes, tras al menos 24h de haberse producido la liberación de las heces. Por lo que vemos que el único grupo poblacional que pudiera tener más riesgo de contagio debido a los gatos son los voluntarios que se encargan de alimentarlos, ya que es necesario un contacto directo con ellos.

-      Clamidiasis: Se han descrito algún caso de conjuntivitis en personas causadas por C.felis, pero siempre en las personas encargadas de manipularlos, veterinarios, o los dueños que les limpian los ojos y aplican los colirios. El riesgo es muy bajo y con unas adecuadas medidas de higiene en las manos se puede evitar.

-      Bartonelosis (Enfermedad del arañazo del gato): Es una enfermedad que en personas inmunocompetentesesta enfermedad es producida por la bacteria Bartonella henselae.  La transmisión de la enfermedad del gato al humano se produce por un arañazo solo si las uñas están contaminadas de excrementos de pulgas o por mordedura si la herida se infecta por las heces de este parasito o por la sangre del gato. La infección por Bartonella puede ser leve a grave de acuerdo al estado inmunológico de la persona. Teniendo en cuenta que los gatos callejeros normalmente no se dejan tocar por la gente en general, salvo por sus cuidadores, el riesgo de que un gato callejero arañe o muerda a un transeúnte es muy bajo.

-      Rabia: Afortunadamente esta enfermedad se considera erradicada en España desde el año 1966 (aunque recientemente han aparecido 2 casos en Ceuta y Melilla).

-      Parásitos intestinales: La mayoría de los parásitos intestinales se contagian por la ingestión de huevos depositados con la materia fecal de animales infectados. De esta forma se contagian por ejemplo el Toxocara canis y cati, el Dipilidium caninun y los coccidios en general. Por la tanto como hemos visto anteriormente es necesaria la ingestión de los restos fecales de animales infectados para contagiarse.  Además los cuadros clínicos causados por estos parásitos son cuadros gastrointestinales de carácter leve.

Como se resume de las descripción de estas enfermedades infecciosas, vemos que el riesgo de transmisión de las mismas a los ciudadanos es bastante bajo, siendo algo más elevado en el caso de las personas que cuidan y alimentan a los gatos de las colonias o en los veterinarios que los tratan.

Además no hay que olvidar el beneficio que los gatos callejeros aportan a la sociedad, debido al control de la superpoblación de roedores e insectos, siendo una plaga de estos animales mucho más peligrosa para la salud pública que el hecho de que existan colonias de gatos en la ciudad.

Numerosos estudios y experiencias han demostrado que el exterminio de los gatos de estas colonias callejeras por parte de las instituciones resulta ineficaz a muy corto y medio plazo por los siguientes motivos:

-       No evita la sobrepoblación, ya que si no se consigue reducir al 100% el número de individuos de la colonia, la tasa de repoblación debida a la reproducción entre los supervivientes es muy alta, y a corto plazo se volvería a repoblar esta colonia.

-       Incluso en el supuesto muy improbable de que se eliminasen todos los gatos de una colonia, a medio plazo no desaparecerá esa población, ya que debido al “efecto de vacío”, siempre hay otros grupos de gatos en territorios colindantes que se moverán rápidamente hacia el lugar desalojado, comenzando de nuevo el ciclo de la reproducción. El fenómeno de efecto vacío ha sido también constatado por otras muchas organizaciones en diversos países donde desde hace años se aplican programas públicos de esterilización

-       Resulta muy costosa desde el punto de vista económico, consumiendo recursos públicos de una forma injustificable, dada su falta de consideración moral y respeto al derecho a la vida de los animales.

 

El mejor método para controlar la superpoblación de colonias felinas urbanas son los programas de esterilización. Aunque no hay que olvidar que para obtener resultados la tasa de infertilidad en una población felina debe alcanzar el 70%, lo cual es complicado a no ser que se impongan medidas de respaldo legislativo y técnicas de esterilización temprana.


No hay comentarios
Añadir comentario

* - campo obligatorio

*




*